lunes, 16 de enero de 2017

UN HOGAR, PARA QUE NADIE SE SIENTA SOLO

Visita de los Reyes Magos al Colegio "Virgen de Carmen" de Onda (Castellón)
Con la aspiración de dar esperanza, cobijo y amor aquellos que perdieron sus casas, sus familias y sus ilusiones en el andar por el camino de la vida, el Centro de Acogida Temporal ha redoblado esfuerzos para SER el hogar de todos los olvidados en estas fiestas navideñas.

 Como en cualquier casa, lo primero fue decorar todos los rincones del albergue entre trabajadores y  participantes para que sientan y sepan que son las personas más importantes de nuestra familia.

Por otra parte, el pasado 19 de Diciembre se celebró el tradicional encuentro entre los trabajadores y voluntarios. Entorno a una comida sencilla, compartimos las ganas de seguir aunando esfuerzos, como un gran equipo donde nos existen jerarquías, sólo objetivos comunes: crecer como personas sabiendo que el dar y recibir siempre son sinónimos.

Comida de Navidad de voluntarios y trabajadores.

El 23 de diciembre visitamos junto a seis participantes convertidos en Reyes Magos a los alumnos de los colegios: Virgen del Carmen de Villarreal y Virgen del Carmen de Onda. Nuestros participantes  emanaron ilusión y se sintieron mágicos. Con las miradas, sonrisas y nervios de los más pequeños llegamos al albergue recuperando la inocencia que habíamos abandonado y llenos de esperanza renovada. Sin duda, la estrella de Belén  nos llenó de luz a pequeños y a mayores. Una retroalimentación de amor que les ayudó a nuestros particulares Reyes a recobrar la fe por la vida.

Finalmente, en estas fechas nuestro albergue, se “estira”, se “agranda”, se “ensancha” para que nadie se sienta sólo, sin hogar, sin familia, en Nochebuena, Navidad, Noche Vieja, Año Nuevo,  Noche del Roscón y el Día de Reyes haciendo posible que todos disfruten de una buena comida o una acogedora cena. Intentando paliar un intenso sufrimiento y atenuar el frio de sus corazones.


Todas estas actividades son posibles gracias al trabajo por parte de todos voluntarios, participantes y trabajadores. Ojalá,  la estrella de Belén nos siga guiando en este nuevo año para que no perdamos el rumbo, recordando a cada paso, a cada obstáculo que el AMOR es el significado de toda nuestra existencia. 
(Rosa, educadora del centro)

0 comentarios: